miércoles, 1 de diciembre de 2010

De tan buena, tonta

Desde siempre me gusta ayudar a las personas, siempre he hecho todo lo que ha estado en mis manos para ayudar a quien me lo pidiera o a quien lo necesitase.

Ahora hay amigos que me llaman sólo para pedir favores y yo voy y los hago...

Porque? No lo sé la verdad, luego me quejo de ellos porque sólo quieren mantener contacto conmigo para que les haga favores. Me quejo porque nunca me invitan a ir a ningun sitio con ellos, porque cuando les propongo algo me dan largas...

Pero aun así cuando me piden un favor voy y lo hago.

Me gustaría saber si ellos harían lo mismo por mí, si yo les pidiese un favor me lo harían?

Es que a veces de tan buena que soy soy un poco boba... Debería de ser menos como Odie y un poco más como Garfield.



miércoles, 17 de noviembre de 2010

Nada nuevo bajo el Sol

No hay nada nuevo que contar.

Eso puede ser bueno, porque si no hay cambios significa que la vida sigue igual, sigo con mi chico, y todo está en orden. Algo bueno sin duda.

O también puede ser malo, porque si no hay cambios significa que sigo sin trabajo , paso la mayor parte del día en casa y me está empezando a afectar. Últimamente estoy más sensible a todos los comentarios, un poco más pesada con los demás para que me cuenten cosas, un poco desanimada en general y falta de conversación cuando me preguntan: Qué has hecho hoy?

Pues eso no tengo nada nuevo que contar.


viernes, 5 de noviembre de 2010

También los hay civilizados

Hoy estoy indignada y mucho. No es la primera vez que me indigno por esto pero es la primera vez que tengo un medio para hacerlo saber así que ahí va.

Estaba viendo (es más aun no ha acabado) el reportaje de callejeros sobre la Zona Hermética de Sabadell, para los que no lo sepáis la Zona Hermética es una conocida y concurrida zona de discotecas... El reportaje trata sobre lo que pasa en esa zona y retrata cómo se divierten los "jóvenes de hoy en día".

Pues bien yo estoy harta, harta, hartísima que siempre que saquen los jóvenes por televisión nos pinten de yonkies, borrachos y de putones berbeneros gente de alegre moral.

A todo el personal, soy una chica de ventipocos años y:

- nunca he fumado
- nunca me he drogado
- bebo con moderación (moderación real no soy de esas que dicen no si sólo llevo tres copas cuando no se tiene ni pie)
- no salgo de fiesta cada día (los fines de semana y de tanto en tanto)
- no me voy "al baño" con el primero que pillo
- nunca, repito nunca he suspendido un curso

y podría seguir con un largo etcétera que contradice el prototipo de "joven de hoy en día". A toda esa gente que se cree que los jóvenes somos como nos pintan en series o reportajes les digo:

Son minoría, tomaros la molestia de informaros antes de opinar y mirad alrededor hay gente joven más civilizada que muchos considerados "adultos " y "maduros"

jueves, 28 de octubre de 2010

Mi caballero de brillante píxel

Welcome to the freak side

Hoy jugamos.

Puestos a escoger, siempre he preferido las consolas portables porque puedes pasarte horas y horas jugando sin que nadie tenga que perderse nada en la tele, puedes estar en la cama, pueden darte las mil jugando sin molestar a nadie... puedo pasar horas con un arcade o con una buena aventura gráfica. Y cuando me gusta un juego lo exprimo mucho, hasta el punto de memorizar escenarios, descubrir trucos, etc.

Pues estoy feliz, muy muy feliz porque ha vuelto el personaje más educado que he visto en muchos años en el mundo de los videojuegos.
Es el prototipo del caballero inglés, caballeroso, educado, siempre queda bien y es ingenioso...muy muy ingenioso (hasta la una de la madrugada estuve ayer con un puzle...).
El profesor Layton vuelve con más problemas y nuevos misterios, no es un caballero andante con armadura, caballo y princesas que salvar pero es un galán en toda regla que se defiende muy bien con su intelecto....

Me encantó la primera parte Layton y la villa misteriosa, la segunda fue genial (Layton y la caja de pandora) y la tercera (Layton y el futuro perdido) promete y mucho!


PS: Un post un tanto propagandístico, pero es que la saga me entusiasma de veras, los personajes son geniales y los problemas muy ingeniosos...

viernes, 22 de octubre de 2010

Un café

Hace un tiempo que procuro salir a pasear cada mañana un rato para no agobiarme en casa, cuando salgo me pongo los cascos y empiezo a caminar, voy al parque, paseo por la rambla, por el centro...

Y a veces me pasan cosas surrealistas como la que sigue:

Iba yo tan tranquila por la calle con mis cascos y a mi paso (ligerito) cuando un señor de unos 50-60 años se me acerca y veo como mueve la boca, solo lo veo porque con los cascos no lo oigo. Yo al ir a mi paso le dejo atrás unos metros. Pero como le he visto hablarme me vuelvo y me quito los cascos:

- Perdone, me ha dicho algo? (pensándome yo que lo quería eran indicaciones para llegar a alguna parte, tampoco es que sea muy indicada para guiar pero en fin...menos da una piedra)

- Qué ligerita vas! Tienes prisa?

En ese momento deseé no haber parado, le acababa de ver el plumero

- Sí, tengo un poco de prisa (por librame de tí)

- Venga muchacha no será tanta, ven a hacer un café

Lo sabía!! Un café...ni siquiera sé tu nombre...ni de broma voy a ir a desayunar con alguien que no conozco (demasiadas películas he visto yo). Ya había pasado por esto, no sé porque pero ya es la segunda vez que me pasa....me paran para ir a hacer un café

- No grácias tengo prisa de verdad

- Cuántos años tienes?

Pero que le importará mi vida!!

- Lo siento pero tengo mucha prisa, ya voy tarde

Me pongo el casco que me había quitado y me esfumo por la primera esquina que aparece. Como me pasen más cosas así, al final no me pararé con nadie, ni para dar la hora...

viernes, 15 de octubre de 2010

Enganchada

Se me acabó la temporada de lectora, he llegado a la conclusión de que me va a ratos, un mes me como tres libros y al siguiente no me entran ni tres páginas, ahora empieza otra temporada.

Si es que... esto de pasar un verano con la yaya no tiene remedio, no sé si recordaréis, pero este verano estuve haciendo una suplencia de conserje en el bloque donde vive mi abuela, y en consecuencia pasé con ella todo lo que me duró el trabajo.

La questión es que para pasar las horas me enseñó a hacer ganchillo o crochet (que viene a ser lo mismo pero suena mejor), correcto eso de los tapetitos.

Bueno pues es un no parar, llevo hechos 4 peluches a base de ganchillo y me da la impresión de que como siga así no voy a caber en mi cuarto, por suerte no son muy grandes... Si a alguien le interesa (y me explicáis como colgar un pdf en blogger), puedo colgar los partones de los amigurumis. Y me contáis que tal os ha ido...

Yo voy a seguir con el gancho y la lana, en cuanto tenga unos cuantos os los enseño.

viernes, 1 de octubre de 2010

Un mes

No tengo perdón, he estado desaparecida todo el més de Septiembre. No he dado señales de vida, no he escrito y tampoco he comentado, nada de nada en más de un mes.

Supongo que en parte se debe a que aún no me he acostumbrado a pasar casi las 24 horas del día en casa y sola. No sé si lo recordaréis, pero este año he acabado la carrera y "no tengo nada que hacer". Está entrecomillado porque no es cierto, estoy haciendo cursos de formación permanente pero son on-line (lo que quiere decir que los hago desde casa). Al no hacer gran cosa tampoco tenía gran cosa que explicar y escribir por escribir no me convence, es más creo que podría resumir el mes de Septiembre en: leer, dormir, limpiar, comer.

Tengo que dedicar algunas horas del día a salir de casa (aunque sea sola, porque mis compañeras siguen estudiando o tienen trabajo): pasear, correr, ir a mirar ropa... Hoy me lo había propuesto pero no hacía muy buen tiempo (a mí el frío y las nubes me tiran bastante para atrás), a ver si mañana me despejo un poco dando clase y la semana que viene empiezo a organizarme el tiempo para no agobiarme tanto en casa.


jueves, 26 de agosto de 2010

Objetos fugaces

Hay ciertos objetos que tienden a fugarse, los estas usando los dejas en un sitio te vas y se fugan.

Algunos ejemplos son:

- El mando de la televisión: tiende a darse a la fuga mientras miras un programa de televisión, aprovechando la distracción. Te das cuenta demasiado tarde: justo cuando ponen anuncios y el volumen sube 5 puntos (este es otro misterio, porque suben el volumen en los anuncios?). En ese instante intentas bajar el volumen pero el mando se ha dado a la fuga. La captura suele tener lugar 30 minutos después en algún lugar insólito, véase cocina, baño o dormitorios.

- El móvil o teléfono inalámbrico: tiende a fugarse justo después de uso y no nos percatamos de su fuga cuando lo necesitamos (igual que el mando) o cuando empieza a sonar. En este último caso, la fuga se prolonga hasta que la persona que llama cuelga, justo cuando cuelga encontramos el teléfono ayudados por el timbre claro está. Si no llama nadie, lo normal es que llamemos al número en cuestión para provocar la situación anterior.

- Las llaves de casa: tienden a desaparecer antes de su uso, cuando las necesitamos para abrir la puerta y salir de casa. Si la puerta está cerrada con llave se tarda mucho más en encontrarlas ya que su uso es indispensable (y ya se sabe que mientras más necesitas un objeto más tardas en encontrarlo), sinó está cerrada con llave aparecen mucho antes. También pueden fugarse antes de entrar en casa, mientras las buscas en el bolso las llaves se fugan y se introducen dentro casa dejándote a ti fuera, lo más probable es que en este caso no haya nadie (ya sea porque vives solo o porque han sallido) y tengas que esperar hasta que llegue alguien: familiar, cerrajero o el vecino que tiene copia de tus llaves, que sin duda alguna estará fuera también.

- El billete de tren: cuando se fuga es cuando tienes prisa y vas tarde,se escapa immediatamente antes de su uso, es decir cuando estas en la cola de las máquinas esperando entrar al tren o cuando vas a picar el billete, en ese instante te das cuente de que tu billete se ha fugado de tu mochila y no te queda otro remedio que dar media vuelta e irlo a buscar a casa (eso o colarte en el tren).

Todos los objetos por pequeños o grandes que sean se fugan y la mayoría lo hacen cuando se les necesita. Las fugas no se pueden remediar pero si solucionarlas de forma rápida y eficaz: llamando a una madre (preferentemente la vuestra).

Si habéis estado buscando un objeto durante media hora, llamad a vuestra madre y preguntadle por él. Seguramente os dirá que está en un lugar en el que habéis mirado medio centenar de veces y le diréis que allí no está. Pero ella irá y el objeto aparecerá, porque? No lo sé, pero funciona. Haced la prueba y contádmelo.


lunes, 23 de agosto de 2010

La caja

He aquí el relato de un día normal de una familia normal, narrada por uno de sus miembros:

Mi hermana duerme y mis padres están trabajando. Normalmente soy yo la que despierta a mi hermana aunque hay días que es ella la que me despierta a mí. Desayunamos, miramos la televisión y pensamos que hay que hacer en casa. [Eso si no tenemos que ir a la escuela, si tenemos que ir suenan los despertadores, nos vestimos, desayunamos y salimos. Vamos a comer a casa y luego volvemos por la tarde, hacemos los deberes, cenamos y dormimos]

Nos vestimos y nos ponemos en marcha se apaga la tele y a veces nos ponemos la radio mientras limpiamos y hacemos las tareas. Cuando acabamos descansamos en el sofá y, cómo no, vemos algo de televisión y charlamos un rato.

A la hora de comer no apagamos la tele, aunque si sólo estamos nosotras charlamos y nos contamos nuestra vida. En este caso la tele es lo de menos.

Después de comer, llega mi padre y come con la tele puesta. Come solo y si nos quedamos en medio lo más normal es un: “quita que no veo”, si le intentamos comentar algo pueden pasar dos cosas: que no nos mire y que siga mirando la tele o que suba el volumen. Es decir en este caso se antepone la tele a lo que le tengamos que contar o explicar, luego se dan casos de desinformación y es que no es lo mismo oír que escuchar…pero eso ya lo expliqué

Por la tarde cada uno va por su lado, mi hermana y yo hacemos planes y salimos juntas o por separado y mi padre se queda en casa viendo la tele o con el ordenador.

Por la tarde antes de cenar, cuando volvemos mi hermana y yo preparamos la mesa para cenar y muchas veces preparamos la cena. A la noche llega mi madre, cenamos y nos intentamos explicar el día. Digo intentamos porque está la televisión de fondo y ya ha quedado patente que a veces se antepone la tele a las personas. Esto a veces lleva a discusiones que intento evitar callándome y retirándome lo antes posible de la mesa, ya que lo que tendría que ser una cena familiar: una situación agradable de personas que explican, que escuchan y que son escuchadas acaba siendo una situación tensa e incómoda.

__________________________________________

¿No os ha pasado alguna vez, intentar hablar y no oír vuestra voz? ¿No habéis querido decir algo importante pero nunca encontráis el momento y pensáis: cuando estemos todos lo explicaré, y entonces no se os escucha?

He llegado a una conclusión, no es muy complicada y es un poco extraña viniendo de mí, ya que miro bastante la televisión, pero creo que si retirásemos los televisores y las pantallas en general, que absorben y aíslan a las personas, nos daríamos cuenta que para hablar no se necesita estar delante de una pantalla, tampoco necesitamos una pantalla para saber lo que pasa a nuestro alrededor y menos para pasar un buen rato.

Estoy harta de ver como los adolescentes se aíslan en mundos digitales, de ver como algunas familias parecen auténticos desconocidos, de ver como algunas personas viven en mundos digitales de los que se creen reyes, de ver como los juegos traspasan los límites del juego y pasan a ser una forma de vida.

Ya sé que es irónico que haga estas conclusiones y que las cuelgue en un blog, un lugar en la red, un lugar al que sólo se puede acceder por una pantalla. Pero en la vida no hay nada blanco o negro, la mayoría son matices de gris. Como ya he dicho las pantallas absorben a la gente, sino mirad a vuestro alrededor y contad cuántas horas dedicáis en cualquier pantalla y comparadlas con las que pasáis con vuestros amigos o familiares, charlando o pasándolo bien (sin ninguna pantalla por medio).

Retirar la tecnología sería un atraso (hay que reconocer que son un gran medio de comunicación y una gran fuente de información), y hay que avanzar. Pues para mí, el avance está en enseñar a la gente a usar esa tecnología, y no desde un punto de vista de funcionamiento, para eso ya está el manual de instrucciones, lo que hay que enseñar es precisamente lo que no está en el manual: la solución consiste en concienciar a la gente y hacerles entender que el ser humano necesita de otros iguales para buscar apoyo, para relacionarse, para reír, para llorar, para vivir. Y quizás cuando suficiente gente lo haya entendido no hará falta retirar las pantallas porque su uso será el mínimo indispensable.

Acabo con una frase que leí hace tiempo en un grafiti (y que he reencontrado en imagen gracias a San Google):

“Apaga la tele,vive tu vida”



miércoles, 18 de agosto de 2010

El verano

Después de un tiempo descolgada he vuelto. Quería ponerme al día y leer todo lo que no he leído estos días pero aun estoy algo afectada por el verano (y eso que ya se acaba).

No os confundáis, no es que me haya ido ni que haya estado todo el verano trabajando (sólo estuve un mes...). Lo que me pasa es que el verano me afecta de una forma un tanto extraña... ya comenté aquella sensación de estar perdida en una ocasión, pues en verano esta sensación se multiplica por diez.

Y entre la pereza y mi nuevo hobby... pues no he mirado ni el correro.

Os cuento: en el mes que estuve de conserje, estava en casa de mi abuela (en el mismo bloque) y me enseñó a hacer ganchillo. Consecuencia: me paso el día haciendo muñecos de ganchillo o amigurumis... (Si a alguien le interesa que me lo diga, tengo unos cuantos links con tutoriales y patrones).

El verano ya se acaba y espero que se acaben sus efectos secundarios

domingo, 25 de julio de 2010

Secretos

Estaba dispuesta a hacer un post sobre la televisión y algunas de las cosas que me molestan (anuncios, gente que no debría estar allí, el supuesto horario infantil, etc.).

Cuando me encontre con este vídeo en el blog de Zana, me ha gustado tanto encontrar mi Secreto que he decidio dejar lo que me molesta de la televisión y hacer un post sobre esto.



No sé vosotros que secreto tendréis pero yo me he sorprendido a mí misma recordando el olor de las gomas de borrar nuevas, porque? porque me recuerdan los primeros días de clase y me recuerda todo aquello que pasé.

Me ha gustado tanto recordar ese olor y todas las sensaciones que al acabar el vídeo he empezado a buscar más Secretos como por ejemplo:

El primer chapuzón del verano.

El olor de un libro nuevo, el tacto de la cubierta, de las páginas... leer las líneas por primera vez.

Madrugar y ver las calles vacías...

...o ver salir el Sol a través de la ventanilla del tren.

Un te quiero o una caricia cuando más lo necesitas...

... o cuando menos te lo esperas.

Hay infinidad de pequeños secretos agradables y preciosos y son estos pequeños momentos y estas sensaciones las que nos hacen felices día a día.

martes, 20 de julio de 2010

Tiempo

Quizás una de las cosas que más me gusta de estar de conserje es que tienes tiempo.

Los primeros días este exceso de tiempo deriva en aburrimiento, no encuentras nada que hacer y, naturalmente, no puedes moverte de tu silla. En consecuencia estoy bordando a punto de cruz, aprendiendo a hacer gachillo y llevo un par de libros leídos, además de recuperar uno de mis vicios: los videojuegos. Y aun así me quedaban algunos ratos en los que estaba cansada de todo y no sabía que hacer.


Como todo en esta vida, no te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes.

Empecé a valorar estos ratos que tengo para estar conmigo cuando me invadió mi hermana, lo hizo con una buena intención y para hacerme compañía, pero cuando te acostumbras a ir a tu aire, sin nadie ni nada que te diga lo que tienes que hacer la compañía a veces se hace pesada. Cuando llegó mi hermana para hacerme compañía empecé a añorar esos ratos de silencio en los que podía pensar y estar tranquila.

Una vez más, quiero lo que no tengo. Indiferentemente de lo que tenga, porque cuando estoy sola me gustaría tener compañía y cuando tengo compañía me gustaría estar sola...


martes, 13 de julio de 2010

Supersticiones

Hoy es Martes y 13.

No me considero supersticiosa pero por si acaso:

Por la mañana me he levantado con el pie izquierdo y he pasado por debajo de una escalera con el paraguas abierto.

A la hora de comer he puesto el pan bocabajo en la mesa, he derramado sal y vino y he dejado las tijeras de cocina abiertas.

Ahora he cambiado la almohada de sitio para dormir con los pies apuntando a la puerta y he colgado un cuadro torcido...

Pero aun me faltaba una cosa por hacer



Ya está ahora ya lo tengo todo. Ya me quedo más tranquila.

A contracorriente. Porque sí y porque no me gusta sentirme como una oveja boba.

jueves, 8 de julio de 2010

Ella


Cuando todo me puede, cuando estoy a punto de desmoronarme, cuando no veo la salida, cuando lo doy todo por perdido, cuando no veo la solución, cuando todo se hace una montaña...

Siempre hay alguien al otro lado de la montaña, siempre está ella.

Nada más oir su voz diciendo:
Irene, no te agobies.

Ya me arranca una sonrisa. Y cuando empieza a hablar tiene un no sé que que me tranquiliza, que me hace ver que no es tanto, que me preocupo por nada.

Cuándo ha pasado todo esto, cuándo he dejado de ser la hermana mayor para ser yo la pequeña? Cuándo he pasado de ser la que lo arreglaba todo a ser la que se desespera por nada?

De golpe soy yo la pequeña, y la veo tan mayor, tan apañada, tan segura...

Cuándo ha pasado todo esto?

domingo, 4 de julio de 2010

Conclusiones y sensaciones extrañas

Después de tanto tiempo libre (que no ha sido tanto al fin y al cabo) he empezado a trabajar, como conserje en una portería, (bueno en realidad como suplente de), la cuestión es que no es un trabajo en el que haya mucha faena. A parte de barrer y fregar la portería, repartir el correo, recoger paquetes y limpiar toda la escalera (una vez en semana). No hay mucho más que hacer.

Así que el resto de las horas veo como los vecinos van y vienen. Durante estos dos días que he estado he podido sacar algunas conclusiones:

La primera es que debo de haber desarrollado una invisibilidad selectiva porque hay vecinos que ni siquiera me miran o me saludan, por mucho que yo sí que les mire y les diga buenos días, ellos como si nada.


La segunda y última, es que esta invisibilidad desaparece en el momento que algún vecino necesita un favor, como por ejemplo que le guarde algún paquete o cualquier otra cosa...bien mirado no es tan extraño que te pidan esta clase de favores el portero está para eso. Lo extraño es que solo te hablen para pedir favores.

También he podido experimentar una sensación muy extraña, para que lo entendáis os pongo en contexto: mi tío es el portero de este bloque de pisos y antes de mi tío lo fue mi abuelo, en consecuencia yo he pasado por allí muchísimas veces y los vecinos me conocen. La sensación extraña es que todo el mundo me conoce y me tratan como si yo llevase allí toda la vida (cosa que en parte es cierto), pero yo no me acuerdo de la mitad de vecinos y no me sé ni la mitad de los nombres, por lo tanto es como si un desconocido me hablase como si me conociera de toda la vida...

viernes, 25 de junio de 2010

Perdida

Últimamente ando un poco perdida por estos mundos, en gran parte la culpa es del cambio radical que sufre una cuando se acaba todo. Pasar de no tener ni un segundo para rascarse a tener tiempo de sobra no es un cambio fácil, aunque a priori lo parezca.

Así que estoy recuperando viejos hobbies, he vuelto con el punto de cruz, los crucigramas y la lectura hasta las 4 de la mañana.

Lo curioso de todo esto es que al tener tantísimo tiempo no veo el momento para ponerme a hacer las cosas porque lo pospongo para después, pero después tampoco es el momento... El resultado de todo esto, me paso el día sin hacer nada de lo que quiero hacer.

Extraño, no?

Conclusión, la pereza puede conmigo incluso para hacer lo que me gusta.



martes, 15 de junio de 2010

Resumenes

La felicidad y el desasosiego resumido en una frase:

He acabado la carrera.

.....

La duda resumida en otra:

Y ahora qué?

domingo, 6 de junio de 2010

Surrealismo

El viernes fue el penúltimo día de exámenes y como en todos los exámenes salí antes (siempre me sobra tiempo 15' aproximadamente y ya no sé si es bueno o malo...).

A diferencia de la mayoría de los exámenes, en los que quedo esperando para que salga gente, ya había gente fuera y para variar lo comentamos. En una de estas salió otro compañero y dijo que el profe quería los exámenes a letra Arial 12 interliniado 1,5....

PERDÓN!!?, COMO?!

Como quiere que le hagamos un examen manuscrito con tipografía de máquina?? Además, eso lo tendría que haber dicho antes, no?

En fin, conociendo al profesor...y sus "manías" de corregir única y exclusivamente lo que pide...No sé si corregirá mi examen porque mi letra es Arial Narrow -3... (es muy muy muy chiquitaja). Ahora, tampoco sé como comprovará que la letra es Arial 12 y que está al interliniado que pide...

Mejor tomárselo con filosofia, total ya está hecho y no hay "Control+Z"

PS: A la pregunta clásica que me repiten una y otra vez:

Cómo te ha ido?

La respuesta es: Cuando salgan las notas te lo digo.



jueves, 27 de mayo de 2010

Ya estan aquí...

Ahora que llega el buen tiempo, acompañado con una enorme P de Pereza.

Ahora que solo se quiere ir a la playa, piscina, campo... Vamos que tienes ganas de todo menos de estar en casa y estudiar.

Ahora, justo ahora, llega lo peor de un curso: los exámenes.

Sí, se acercan todos los días D, con todas sus horas H en las que te juegas el curso y puede que algo más: un viaje de fin de curso, el título de la carrera, la entrada en la universidad... Todos los exámenes concentrados en no más de una semana (al menos pasa rápido), justo en la época en la que menos ganas tienes de estudiar...

Os dejo con uno de mis recortes, este es de la GU de hace un par de años:

ETAPAS ANTES DE UN EXÁMEN

1. El día anterior al exámen. El tiempo transcurre 200 veces más rápido de lo habitual: se cae un lápiz al suelo y, cuando por fin lo coges, han pasado diez minutos. Una breve merienda nos saca de golpe 45 minutos...
Delegación de responsabilidades: Se resume en una frase: ¿QUIÉN ME MANDÓ A MÍ ESTUDIAR ESTA CARRERA? (este síntoma se manifiesta repetidas veces a lo largo de todo el proceso)

2. La noche anterior al exámen: A partir de aquí ese fenómeno tan agradable como es el sueño se convierte en nuestro peor enemigo, torturándonos e impidiendo el estudio de última hora. Se intenta combatir con café, agua helada sobre la cabeza, azotes, etc.

3. Examen de conciencia y arrepentimiento: Uno comienza a recordar aquellas nnoches que pasó perdiendo el tiempo, viendo la tele, divagando en el bar...

4. Evasión de la realidad: Uno sueña con estar a 1000km de distancia, si es posible en otra época, y si es en otro planeta, mejor.

5. Abandono: Nuestro verdugo, el sueño, se vuelve casi invencible en esta etapa. Nuestro aspecto lastimoso y el sueño generan efectos alucinógenos de lo más confuso.

6. Principio de amnesia: De golpe uno quiere hacer un fugaz repaso de última hora y ve: títulos, palabras, definiciones...que juraría no haber visto nunca.


PS: Nos vemos cuando pase la semana S...

miércoles, 19 de mayo de 2010

Al otro lado de la mesa

Hola,

Quizás ya no os acordéis de mí (tampoco lo pretendo, una entre ventitantos...), pero yo sí que me acuerdo de vosotras y de vosotros. Me acuerdo de todos los días que pasé frente al espejo intentando abrocharme bien la bata con vuestra ayuda (aún ahora necesito un espejo para abotonarme camisas, batas...). Las horas que pasé intentando atar las zapatillas de cordones, haciendo manualidades con el punzón, la caligrafía...

Más tarde empecé a leer y cuando le pillé el gusto me teníais que sacar "a rastras" de la clase porque me quedaba a leer. Luego llegaron los mini-cuentos que escribía y me corregíais con tanta paciencia.

Matemáticas, música, historia, naturales... Me enseñasteis a aprender por mí misma, a hacerme esquemas y entender las cosas.

Un día os dije que quería ser maestra como vosotras, me dijisteis que estaba loca. No os hice caso, siempre he sido (y soy) muy cabezota. Ahora me falta un mes para estar al otro lado de la mesa, sigo igual de loca y con las mismas ganas de enseñar que en un principio.

Empecé en las horas del patio (siempre me costaba salir a jugar) enseñando ajedrez a los compañeros y esa sensación de explicar algo y ver que el otro lo entiende me entusiasmó entonces y lo sigue haciendo ahora.

Han pasado unos cuántos años des de entonces y no se porque, pero el otro día me planté en la puerta de mi colegio (un poco nerviosa, porque negarlo), donde pasé nueve años inolvidables, y entré. Todo era distinto, la secretaria, el edificio... pero no los profesores, yo os reconocí y creía que iba a tener que dar largas explicaciones de quien era, pero con el nombre y el año de promoción bastó.

Hacía ocho años que no pisaba el colegio, y cada año pasan veinte (o más) niños por los ojos de un profesor. Bien mirado, yo tampoco os he olvidado, pero es muy distinto.

Me dijisteis que seguía igual, aunque fuera más grande, tenía la misma mirada, los mismos gestos de cuando era pequeña. La pregunta era casi obligada: Qué estudias?, la respuesta bastante obvia: Magisterio. No sé porque, por un momento creí que os sorprendería pero no os sorprendió, me sonreistéis y asentistéis con la cabeza.

Vosotros también seguíais igual, los gestos, el tono de voz, la paciencia con lo que siempre lo explicabais todo... Habéis sido mi modelo a seguir de persona, pero espero que no os disguste saber que no lo seréis de profesor. Es inevitable enseñar como tu aprendías, pero a mi me enseñasteis a mejorar en lo que pudiese. Por eso no seréis mi modelo a imitar, sino una referencia, un punto de apoyo a partir del cual mejorar.

A mis profes con cariño

Irene

domingo, 9 de mayo de 2010

90 minutos

Ayer durante 90 minutos una parte de la población se olvidó de sus problemas.

Aunque algunos también se olvidaron de que somos seres civilizados y pasaron a ser seres irracionales...

Hablo de aquellos seres que cuando ven un partido de fútbol pierden el norte (y la voz) y que cuando gana su equipo salen con el coche a dar bocinazos por la calle. Realmente es necesario?

Me parece bien que lo celebren, pero no podrían hacerlo sin montar un espectáculo en plena calle, despertando al vecindario.

Luego estan, los que van a ver el partido con sus amigos, camisetas de su equipo y un balón y que al acabar el partido intentar reproducirlo ellos. No sé que pensar de estos seres, a veces me dan pena... y pienso: chaval si fueras tan bueno como te crees, te habrían fichado.

A mí no me gusta mucho el fútbol (solo lo veo cuando se juega algo importante o en contadas ocasiones), y viendo estos individuos me dan ganas de reafirmarme en algo que ya dije. Creo que tengo algo de Asocial

jueves, 6 de mayo de 2010

Polvo, pelusas y demás

No sé si es porque últimamente paso más tiempo en casa, y estoy empezando a hacerme más cargo de ella...

Pero cosas que antes no veía (o veía e ignoraba) como pelusas, polvo, los goterones y manchas del suelo... se estan haciendo visibles y estoy empezando a recoger de forma compulsiva los cacharros de la cocina, a colocar objectos diversos en sus respectivos sitios y a limpiar de forma general, todo lo que veo sucio.

A veces me asusto a mí misma cuando me oigo decir frases como: recoge tu cuarto que parece una leonera! O: Es que nadie mueve un dedo... O volviendo a hacer cosas que ya estan hechas pero no estan bien hechas, como fregar los platos después de que alguien los haya fregado, rehacer las camas, volver a pasar el plumero...

Luego pienso: estoy empezando a parecerme a mi madre...

Es muy grave?

A mi a ratos me preocupa.

miércoles, 5 de mayo de 2010

El dichoso vaso


Como está, medio lleno o medio vacío?

Por norma la gente que es más optimista lo ve medio lleno y la más negativa lo ve medio vacío. El tema es: cual es la mejor manera de verlo?

La respuesta automática es: hay que verlo medio lleno porque hay que intentar ver siempre el lado positivo de la vida, porque si ves el lado positivo es más fácil que encuentres la solución al problema ya que no lo ves tan complicado...

Pero, hay que ver siempre el lado positivo?

Hay cosas que no tienen lado positivo, y si lo tienen no compensa la parte negativa. Si vemos las cosas siempre de forma positiva nos arriesgamos a "ponernos las gafas de color de rosa" y no ser conscientes de los problemas que nos rodean, porque como todo tiene un lado positivo...

Esto tampoco quiere decir que veamos siempre lo negativo de los hechos, porque básicamente acabaríamos desesperándonos por cualquier cosa, y los problemas (por pequeños que fueran) nos parecerían obstáculos insuperables.

Hay que mantener un equilibrio entre lo positivo y lo negativo, es decir debemos ser realistas y afrontar las situaciones de forma global, sabiendo la parte negativa sin olvidar la positiva y al revés.

No hay que ser optimista ni negativo, simplemente realista. Ver las cosas tal como son, es complicado sí, porque siempre tenemos tendencias, hacia un lado u otro. Lo que no podemos hacer es olvidar una parte sea cual sea, porque sino no podremos hacer frente al problema en condiciones.

Volviendo al dichoso vaso: Para mí el vaso está a la mitad. Ni más ni menos.

Hay agua sí pero falta agua también.

miércoles, 28 de abril de 2010

S.O.S

Sin tiempo

Sin ideas

Sin ganas

...

Eso sí con estrés, porque será que es lo único que nunca nos falta?

Para la época de exámenes (de aquí poco, ya...madre mía....) os dejo un clásico kit para combatir el peor de los males.

Ale que os sea leve...



PS: Si sabeis de alguien capaz de venderme unas horas para añadirlas al día...

miércoles, 14 de abril de 2010

Adicción

Por increíble que parezca, creo que he encontrado una adicció inofensiva e incluso sana.

Hace ya unos cuántos años que retome el gusto por la lectura, no es que lo perdiera simplemente volví a retomarlo, quizás el factor tiempo jugó en mi favor, ya que durante mis idas y venidas en tren soy incapaz de trabajar y la lectura me ofrecía algo interesante que hacer durante el trayecto.

Des de entonces me he encontrado siempre con un libro entre manos, acababa uno y empezaba otro. Encadenaba y sigo encadenando historias de amor con historias de suspense, historias de fantasía con historias de detectives, etc.

Devoro los libros y algunos no me duran ni un par de semanas, creo que me he acostumbrado tanto a tener alguna otra historia a parte de la mía en la cabeza que ahora me sentiría extraña si dejase de leer.

Quizás ese sea uno de los motivos principales por los que no dejo de leer, la lectura me proporciona otra realidad a la que escaparme cuando no puedo aguantar la de mi alrededor, cuando no tengo nada que hacer o cuando hay demasiado que hacer.

No sé que es lo que debe pensar la bibliotecaria (para evitar que mi "adicción" la lectura se convierta en mi ruina alquilo los libros y compro únicamente los que me gustan para poder releerlos) cuando me ve llegar con un libro en la mano, devolverlo, salir con otro y volver a las dos semanas como muy tarde. Seguramente creerá que no los leo o que no los acabo, pero se equivoca. Algunas ya me conocen y ni preguntan cuando me acerco: marcan el libro que les doy al entrar como devuelto y como prestado el que les doy al salir.

Por último si queréis leer algo podéis buscar en La Mesita, dónde apunto los libros que leo y que pretendo releer en un futuro.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Estress y otros males modernos

Después de 4 días de vacaciones, de relax, de despreocupación total, de ir sin prisas a todas partes y de no tener horarios.

Mi amigo el estress vuelve al ataque.

Nada más levantarme y saber que tendría trabajo acumulado y que mis compañeras ya habrían empezado me ha dado dolor de cabeza, cuándo he visto el correo me ha entrado un ataque de nervios que ha hecho que acabe con mis uñas (las pocas que había conseguido tener en esos 4 días) y al ver todo lo que había que hacer en casa casi me hecho a llorar.

Supongo que ha sido un pequeño brote de eso que llaman el "síndrome post-vacacional", cosa que hace unos años no existía... igual que otras muchas cosas como la adicción al trabajo, jaquecas, estress...

Por que?

La sociedad actual lleva un ritmo demasiado elevado, un ritmo que no deja disfrutar de la vida y al no poder disfrutarla nuestro cuerpo reacciona muy mal, y a esas reacciones hay que ponerles un nombre, no?

Moraleja del asunto y conclusión:


Trabaja para vivir no vivas para trabajar


PS: Post cortito por la acumulación del trabajo, desconectar es necesario aunque tenga consecuencias un tanto negativas. Aunque me dan bastante igual las consecuencias... ¡Que me quiten lo bailao'!

domingo, 21 de marzo de 2010

Aquello que no decimos

Cuando llegas a casa y abres la puerta, dices: Holaa. Con toda tu buena intención y todo tu buen humor y nadie te contesta por única respuesta la tele que se oye de fondo. Vuelves a probar una y otra vez, pero hasta que no llegas donde están los demás nadie contesta y cuando te ven dicen: ¿Ya estás aquí?. Dan ganar de decir: No. Soy un holograma. Llevo intentando saludar hace media hora, pero la tele parece ser más interesante que yo.

Pero no lo decimos.

Cuando después de todo un día fuera de casa o un día en el que no has visto a nadie de los que comparten tu vida contigo, llegas y no se preocupan por lo que has hecho o dejado de hacer, siguen hablando de sus temas como si no estuvieses, como si los rayos de luz te traspasaran. Dan ganas de gritar: Estoy aquí! Llevo todo el día sola y quisiera comentar algo con alguien!

Pero no lo hacemos.

Cuando a mitad de una explicación sobre algo que has hecho o algo que harás te interrumpen y dicen: que, que has dicho, que estás diciendo de... No escuchaba. Dan ganas de decir: Pregúntaselo a (alguien que sí que escuchaba).

Pero no lo decimos.

Nunca decimos: es que soy invisible! o nadie me escucha! No lo decimos por miedo a que nos tachen de egocéntricos, de querer ser siempre el centro de ateción y de no valorar a los demás, de no saber respetar que hay cosas más importantes que nosotros.

No lo decimos, todo esto lo callamos y lo cubrimos con caras de: aquí-no-pasa-nada.

Lo callamos hasta que un día no podemos más y lo contamos todo a alguien que sabemos que siempre está allí, que siempre nos escucha aunque nos repitamos, nos trata con cariño, nos aconseja y nos tranquiliza.

Aunque a veces, en vez de contarlo, lo pagamos con los que no tienen la culpa, y cuando preguntan que te pasa. Al darnos ese pequeño pie, contamos nuestra vida en verso y todos nuestros problemas. Y al final aquella persona con la que lo estábamos pagando nos escucha, nos tranquiliza, nos aconseja y nos trata con cariño.

Al final la solución es acabar contándolo, de un modo o de otro.

A veces al hablar de mi vida, termino por romper a llorar.
Supongo que es así como empiezo a contar lo que quiero
decir de verdad

domingo, 14 de marzo de 2010

San Google

Estamos acostumbrados a encontrar todo lo que deseamos con un solo clic, escribes lo que quieres y Google (o cualquier otro buscador) lo encuentra. Encuentras todo lo que quieres saber, todo lo que necesitas poner en el trabajo...

Copy & Paste & Print. Es el proceso que siguen la mayoría de escolares para hacer sus trabajos, ni siquiera leen o revisan la información, en el mejor caso la pasarán por un traductor y corregirán los errores de traducción.

Qué ha pasado con las visitas a bibliotecas? Con la consulta de enciclopedias? Con la búsqueda de libros específicos sobre la materia?...

Todo esto ya no se hace, porque?

Por el motivo de siempre, es más fácil no tener que moverse, es más rápido tener la información digitalizada (así no hay que reescribirla),etc.

La ley del mínimo esfuerzo, si se puede hacer fácil y rápido mejor.

Pero, entonces qué aprendes?

Eso es lo más importante, no podemos pedir tan sólo un trabajo que contenga información. Debemos pedir un trabajo que nos asegure la COMPRENSIÓN de la información.
Hoy en día no es suficiente con buscar (tenemos recursos de sobra para buscar y encontrar), hay que saber seleccionar lo que es importante, entender y comprender lo que nos dicen.

En esta sociedad de tecnología dónde todos tenemos acceso a toda la información no podemos permitir que sucedan hechos como:

- Noticia Georgia

Por eso es importante educar desde pequeños a los niños , pedirles que contrasten, seleccionen y comprendan la información y que no limiten sus trabajos a un Copy & Paste de todo aquello que nos dice San Google, que aunque lo encontremos casi todo, casi nada es fiable.

Eso sí: Siempre podemos usarlo como úlitmo recurso, cuando ya no sabes donde buscar.



miércoles, 10 de marzo de 2010

Maestro

Maestro, del latín magister-tri. Dícese de la persona que enseña una ciencia, arte u oficio. Entre otras muchas acepciones de la palabra.

Una definición muy correcta pero poco realista, un maestro de escuela no enseña solo conocimentos. Sino que además transmite: valores, actitudes, comportamientos...

Aún así la definición sigue siendo poco realista.

Me explico.

Hay mucha gente que cree que ser maestro es sencillo, solo tienes que explicar el temario y además está en libro, es tan sencillo como saber leer.

Que gran error!

Animo a toda esta gente que cree que es sencillo a que se pongan delante de una aula y que prueben: primero, de hacerlos callar y que escuchen; y segundo de explicar (que no leer) el temario de forma que TODOS niños lo consigan entender.

Ya no es tan sencillo.

Pues ahora imaginen que además del temario deben de hacer cumplir las normas de clase, promover buenos hábitos en el aula y además resolver los conflictos que surgen entre los alumnos; para lo que necesitarán una armadura de paciencia (entre otros recursos) para no perder la cabeza ni ponerse a chillar.

Se complica? Bien.

Se me olvidó decirles que detrás de cada hora de clase hay como mínimo tres horas de trabajo. No se puede dar una clase sin saber lo que quieres que los alumnos aprendan, sin planificar el tiempo, los materiales que vas a utilizar, ... Por tanto no basta con seguir el libro.
Por no hablar de las muchas comisiones que hay que organizar a nivel de centro, los claustros y reuniones variadas, los muchos documentos que hay que elaborar, las tutorías con los padres, etc. Además del trabajo que nos llevamos a casa (correcciones, informes, notas...)

Otra cosilla más, la profesión de maestro no implica solo enseñar. También somos: psicólogos, enfermeros y cuidadores. Además de educadores, por supuesto.

Hay alguien que siga pensando que ser maestro es sencillo?





Y aún así, amamos nuestra profesión.


viernes, 5 de marzo de 2010

Asocial

Si vivir en sociedad implica:

- Convivir con la multitud que se aglomera alrededor, que caminan en la acera que no es (pero que no se apartan) y que además van de paseo (sin importarles si tienes prisa o no).

- Charlar en voz tan alta que cualquiera que esté a 20m a la redonda pueda participar en la conversación.

- Soportar los continuos y molestos empujones a los asientos variados (butacas de cine, sillas de restaurante, etc.) sin rechistar.

- Permitir que la gente cruce la acera de un lado al otro sin previo aviso, simplemente caminan en zig zag porque miran los escaparates.

- Compartir la música con todo el vagón o toda la calle, sin importar la opinión que puedan tener de ella.

- Ocupar dos asientos (uno para mí y otro para el equipaje/bolso) sin importar que haya gente en pie.

- Agolparse en las puertas sin dejar salir ni entrar.

- Pararse en mitad de la calle (o de las puertas) para charlar, sin importar si llevamos carros o si somos 20 y cortamos toda la calle (o inutilizamos la puerta).

- Hacer el horario que quiera, sin tener en cuenta que quizás al vecino de abajo le moleste que haga el cursillo CCC de carpintería en casa a las 22 horas.


Si todo ésto (y tantas cosas más) es vivir en sociedad, entonces prefiero ser asocial!